SHOW REVIEW

The Police revisa sus éxitos en un concierto de alto voltaje...

El mítico trío británico cierra el cuarto día de macrofestival en la que ha sido la última ocasión para verlos juntos en España

The Police cerró la penúltima jornada del festival Rock in Río Madrid con un intenso concierto en el que revisó su repertorio y rescató sus grandes éxitos, en una noche inolvidable para sus seguidores españoles.

El momento más esperado por las 78,000 personas congregadas hoy en la Ciudad del Rock de la localidad madrileña de Arganda del Rey llegó pasada la medianoche, cuando The Police arrancó su actuación con 'Message In A Bottle', aquel tema con el que lograron el primer número uno de su carrera, en el ya lejano 1979.

Por el escenario central del festival habían pasado antes artistas como Alejando Sanz y Estopa, pero el público sabía que era su última ocasión de ver en España a Sting, Stewart Copeland y Andy Summers juntos en un escenario, ya que la gira que les volvió a unir en 2007, después de una separación de casi veinticinco años, concluirá el próximo mes.

La presencia del trío británico -que antes de Madrid actuó en Valencia y Bilbao- elevó hoy la media de edad de los espectadores del festival, que no salieron decepcionados por el concierto.

''Buenas noches, soy Sting'', dijo Gordon Matthew Sumner tras el primer número, vestido con una ajustada camiseta oscura y agarrado a un desgastado bajo. Y siguió hablando en español para presentar al ''fantástico'' guitarrista Andy Summers y al batería Stewart Copeland, al que calificó de ''increíble''.

Es evidente que ya no conservan la rabiosa energía de sus comienzos - el más joven es Copeland, con 55 años, uno menos que Sting, y Summers cuenta 65-, pero les sobra técnica y oficio para proponer sobre el escenario unas canciones que han crecido con ellos y que en esta gira han cambiado para adaptarse a los nuevos tiempos.

Los seguidores de The Police escucharon versiones más largas de las canciones, en las que las guitarras sustituyen a los teclados de los discos que la banda publicó en los años ochenta.

Tras la presentación, el trío siguió con otro de los temas del álbum 'Reggatta de Blanc', 'Walking On The Moon', y Sting continuó dirigiéndose al público para pedirle participación.

Luego unieron 'Voices Inside My Head' y 'When The World Is Running Down', dos temas de su tercer disco, 'Zenyatta Mondatta' (1980), del que a continuación sonó uno de los clásicos de la banda, 'Don't Stand So Close To Me', y 'Driven To Tears'.

Después de una versión renovada de 'Wrapped Around Your Finger', uno de los tres temas que sonaron de su último álbum, 'Synchronicity' (1983), el público se vino arriba con 'De Do Do Do De Da Da Da', que Sting canta en un tono mucho más bajo ahora que en la versión original.

El fin de fiesta comenzó con la incombustible 'Roxanne', de su primer álbum, al que el trío regresó poco después para rescatar 'So Lonely', antes de interpretar 'Every Breath You Take', su gran éxito planetario, que cumple estos días su veinticinco aniversario.

The Police se despidió con 'Next To You?, precisamente el tema con el que abrieron su primer disco, grabado hace ahora treinta años, cuando no eran más que otro de los muchos grupos que se buscaban la vida en los tiempos que siguieron al estallido del punk.

El trío no tenía aún compañía discográfica y tuvo que poner de su bolsillo las 2,000 libras que costó grabar su álbum de debut. A la vista de los resultados, aquella fue una gran inversión.

El próximo 7 de agosto, The Police darán su último concierto en el Madison Square Garden de Nueva York.

Ha quedado demostrado que en el rock cualquier regreso es posible, pero, por si acaso, los seguidores de Police reunidos en Rock in Río vivieron esta noche como si fuera irrepetible.

(c) La Vanguardia

(0) Reviews and Comments