SHOW REVIEW

Sting cierra en México su gira benéfica por Latinoamérica...

Sin detenerse a tomar aliento, el británico Sting cerró con broche de oro en Ciudad de México el tour benéfico que le ha llevado por Latinoamérica para recaudar fondos en pro de la educación.

Con entradas a 7,500 pesos (unos 580 dólares), la clase alta mexicana se dio cita esta noche entre vestidos caros, elaborados canapés y lujosos sofás, en el emblemático y colonial Colegio de las Vizcaínas, ubicado en el Centro Histórico de la capital.

El concierto -que abrió la local Ely Guerra- recaudó 5,1 millones de pesos (unos 400,000 dólares) a beneficio del programa "Learning for Life", que capacitará a 5,000 maestros de educación básica en áreas marginales y becará a 210 estudiantes.

El desfile musical del ex líder de The Police comenzó con uno de sus temas en solitario, "If I ever lose my faith in you", para continuar con uno de los himnos más populares del trío que capitaneó, "Message in a bottle".

A partir de ahí, el concierto se convirtió en pasarela para (casi) todos sus grandes éxitos: "Englishman in New York", "Roxanne", "Fields of gold", "Every little thing she does is magic" y así hasta completar dieciséis temas en unos ochenta minutos.

Sin apenas tiempo entre canción y canción, ni siquiera para mantener la incógnita en los bises -entre su salida y entrada del escenario pasaban apenas 30 segundos-, Sting interaccionó con el público más a través de gestos de calidez que de castellano chapurreado, aparte del "Buenas noches" de rigor y poco más.

Centrado en no perder un solo suspiro y en hilvanar con maestría un acorde detrás de otro, el virtuoso cerró con un celebrado "Every breath you take" y su alegato pacifista "Fragile", donde sí concedió una o dos frases en español.

El artista donó también dos bajos firmados, para una subasta de objetos de famosos que tendrá lugar este mes de mayo y que busca recaudar más fondos para formar maestros (el propio Sting fue profesor de escuela antes de triunfar en la música).

Entre los artículos en busca de comprador están también el sombrero de charro que utilizó el ídolo Alejandro Fernández en un recordado concierto en el Zócalo capitalino y la máscara plateada de lucha libre que emplea El Hijo del Santo para ocultar su identidad.

También se subastará un vestido de la transgresora cantante Gloria Trevi, los guantes del portero de la selección mexicana de fútbol, Guillermo Ochoa, y las baquetas de la estrella pop Belinda, entre otros tesoros.

La gira benéfica de Sting, auspiciada por un grupo de bebidas alcohólicas, le llevó esta semana a Caracas y Bogotá. En ambos casos, la recaudación se destinó a la capacitación profesional de comunidades rurales para ofrecerles una oportunidad de progreso.

En 2009, el lugar de Sting lo ocupó otro británico, Elton John -que casualmente tocaba anoche en la costeña Veracruz-, acompañado de su compatriota James Blunt. Un año antes, cuando comenzó a celebrarse este evento, el placer había sido del estadounidense Jon Bon Jovi.

(c) ABC.ES by Juan Ramón Peña

(0) Reviews and Comments